sábado, 22 de abril de 2017

Venezuela: El futuro de la Revolución bolivariana y del pueblo están en juego + Paz mundial: discurso hueco + Evo Morales denuncia complots para derrocar al gobierno en Venezuela + Enfrentamientos en otra marcha de la oposición en Venezuela

Venezuela: El futuro de la Revolución bolivariana y del pueblo están en juego

 

por Eva Golinger (EE.UU.)

De nuevo Venezuela está en la primera plana del 'New York Times' y en los principales titulares de los medios estadounidenses. De nuevo los reportajes son sesgados, distorsionados y llenos de medias verdades. "Cientos de miles de venezolanos protestan pacíficamente contra su Gobierno autoritario", exclaman, expresando horror sobre cómo las fuerzas de seguridad "reprimen" a los manifestantes "no violentos" y "demócratas", asegurando que es una muestra de la "dictadura venezolana" y sus intentos de silenciar a sus detractores. 

 

Por supuesto, no mencionan como esas manifestaciones "pacíficas" lanzan bombas molotov, botellas y piedras a la Policía y la Guardia Nacional. Ni como destrozan y queman propiedades públicas y privadas, saquean tiendas, paran el tránsito y atacan físicamente a los seguidores del Gobierno y las fuerzas de seguridad, en algunos casos matándolos.

 

La ironía es aplastante. Si alguien tirara un cóctel molotov en una manifestación contra el Gobierno estadounidense en Washington, sería arrestado y acusado de terrorismo doméstico. Hasta la pena de muerte o cárcel por vida recibiría. Pero cuando en Venezuela las autoridades detienen a los manifestantes por actos vandálicos y violentos —nada que ver con la protesta pacífica que profesan los opositores—, se levanta el coro mundial en contra de la "dictadura venezolana".

 

Son "presos políticos" los pobres muchachos que acaban de quemar una sede del Tribunal de Justicia, golpear a un policía o matar a un guardia nacional. Y cuando el Gobierno municipal les niega un permiso para marchar en cierta área, vienen los gritos de "represión" y "violación del derecho a protestar y de la libertad de asamblea". Yo me pregunto: ¿en qué país del mundo existe el derecho absoluto a protestar dónde sea y cómo sea?

 

¿Es Venezuela el verdadero objetivo de EE.UU.?

En Estados Unidos, por ejemplo, no solo necesitas un permiso del Gobierno local para realizar una marcha o alguna manifestación en un lugar público: las autoridades colocan hasta rejas alrededor de la zona autorizada para la protesta con policías en uniforme de motín y, los manifestantes que se atreven a cruzar, son automáticamente detenidos y llevados a la cárcel.

 

No hay un periodo de confrontación violenta entre la Policía y los manifestantes, ni siquiera llega a eso. Son detenidos bajo fuerza, encarcelados y ya. Violas la ley, vas preso.

 

En Venezuela, la tradición de confrontación entre los manifestantes y la Policía lleva décadas. Yo me acuerdo cuando vivía en Mérida a principios de los años 90, siempre era así: los muchachos tiran pierdas y la Policía lanza bombas lacrimógenas hasta que todos se cansan y se van a sus casas, dale 'replay' para el día siguiente. Y no logran nada sino caos e inestabilidad. Es una tradición que debería ser eliminada en un país que no necesita más desestabilización e inseguridad. Esa forma de "jugar a la violencia" solo resulta en más muertos, odio y retrocesos.

Carlos Garcia RawlinsReuters

Venezuela atraviesa un momento sumamente difícil. Hay una grave crisis económica que no ha sido adecuadamente atendida por el Estado, profundas divisiones sociales y políticas y un desconfianza generalizada en la institucionalidad. El Gobierno de Nicolás Maduro ha intentado facilitar un diálogo con una oposición sorda que no tiene interés en negociar o dialogar, solo quiere quitarlo del poder.

 

La dirigencia opositora en Venezuela, que es la misma que ha existido desde el comienzo de la Revolución bolivariana que lidera ese país latinoamericano desde 1999, nunca ha reconocido la legitimidad de este Ejecutivo y, con el apoyo de Washington, desde el principio ha trabajado de manera sucia y sistemática para socavarlo.

 

 

Ese punto es fundamental para comprender la gravedad de la situación actual en Venezuela y la razón por lo cual los medios, analistas y 'expertos' internacionales siempre se equivocan sobre la realidad venezolana (a veces intencionalmente y, a veces, por ignorancia). Hugo Chávez fue electo presidente por mayorías abrumadoras varias veces en Venezuela; cuatro, para ser exacta. Nicolás Maduro fue electo presidente en 2013 después del fallecimiento de Chávez, con un margen de victoria más estrecho pero igual de válido en una democracia. Por cierto, Maduro ganó el 50,6 % del voto popular en Venezuela, mientras Donald Trump ni siquiera obtuvo el voto popular en Estados Unidos y solo logró el 46,4 % de los votos (Hillary Clinton ganó el 48,5 %, también un porcentaje inferior al de Maduro).

 

Y para otra comparición, Barack Obama ganó en 2012 con el 51 % del voto, no mucho más que el porcentaje del mandatario venezolano en 2013. Subrayo estos datos porque, a pesar del margen de la victoria, bajo las reglas democráticas el ganador es el ganador. No hay que celebrarlo, pero en una democracia tienes que respetarlo y reconocerlo. Luego, los que están en la oposición pueden movilizarse para cambiar el gobierno en las siguientes elecciones, pero no a través de golpes de Estado, violencia de calle y desestabilización permanente.

 

Lamentablemente, ese ha sido el caso en Venezuela. Hay una oposición que no acepta las reglas democráticas cuando no está en el poder, e incluso cuando están en parte del poder. Así, a pesar de que han controlado la mayoría de la Asamblea Nacional desde comienzos de 2016, de igual manera no juegan en democracia. Y francamente, a pesar de la constancia de Nicolás Maduro, resulta imposible dialogar con gritones.

 

¿Qué puede pasar en Venezuela ahora? El descontento con el Gobierno es innegable y en 2018 habrá elecciones presidenciales, según la Constitución y las leyes electorales. Están retardadas las elecciones regionales para gobernadores y alcaldes, que deberían realizarse este año. Esas son las oportunidades legítimas y legales para lograr cambios en la composición del Ejecutivo, si así lo desea una mayoría del pueblo venezolano. Las marchas y manifestaciones pueden ser catárticas, pero no deberían ser la punta de lanza para un golpe de Estado utilizando al pueblo como carne de cañon.

 

Aunque Maduro y algunos en su Gobierno pensaban que, con Trump, en la Casa Blanca mejoraría la relación bilateral —se me escapan todas las razones para justificar tal pensamiento— y hasta donaron, a través de CITGO, medio millón de dólares a la toma de posesión de Trump como cierta forma de 'lobby', fue un sueño y dinero perdido.

 

Personalmente, siempre advertí que con Trump todo sería peor, porque es un narcisista descontrolado, capitalista en su forma más salvaje y un machista al que le encanta ser el más poderoso y fuerte, con bombas y armas para mostrarlo. Hasta ahora, todo indica que no me he equivocado, a pesar de todos los 'haters' que me atacan de un lado y del otro, y lo que viene contra Venezuela desde Washington hubiese sido inimaginable durante los gobiernos anteriores.

 

Estuve hace poco en una conferencia de abogados de inmigración (mi primera profesión), con representantes de los servicios gubernamentales de Estados Unidos que trabajan en temas migratorios. Un experto que ha sido asesor de varios gobiernos estadounidenses y hoy sigue cercano a la Administración de Trump mencionó, de paso, que EE.UU. evalúa la inclusión de Venezuela en la lista de países a los que prohíben viajar a Estados Unidos por sus presuntos vínculos con el terrorismo.

 

Ya sabemos que hace poco las sanciones contra Venezuela fueron renovadas y ampliadas para incluir al vicepresidente ejecutivo de ese país, Tareck El Aissami, por supuestos vínculos con narcoterrorismo, aunque nunca fueron fundamentadas esas acusaciones con ninguna evidencia. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha demostrado una obsesión enfermiza con Venezuela, realizando un trabajo incansable para forzar al Gobierno de Maduro a abandonar el poder hasta en plena violación de su mandato en esa organización.

 

Exxon ahora controla abiertamente el Departamento de Estado norteamericano y ellos quieren el petróleo venezolano. Mediáticamente, está preparado el escenario internacional —particularmente, en EE.UU.— para justificar con facilidad un golpe de Estado o alguna otra acción violenta y echar del poder al Gobierno venezolano. Todas las piezas externas están en su lugar.

 

No tengo la respuesta ni la solución para resolver la crisis en Venezuela, pero estoy segura que no es a través de un golpe o una intervención internacional. Para comenzar, falta reconocer la existencia de la diversidad de voces y pensamientos en el país, y la legitimidad de la Revolución bolivariana, del Gobierno de Nicolás Maduro y de sus detractores.

 

Ojalá el pueblo no caiga en la trampa montada por la oposición, porque ellos no buscan 'rescatar' la democracia venezolana para todos, sino vender el país a intereses extranjeros para enriquecerse y dejar a los demás sin voz, invisibles, marginalizados y empobrecidos. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Paz mundial: discurso hueco

 

 

Un pequeño país se hapermitido amenazar al territorio estadunidense con misiles atómicos intercontinentales. La determinación de Corea del Norte y el líder Kim Jong-un de dotarse de esa clase de armas es consecuencia de las acciones de Washington en otros países como Afganistán o Irak. Donald Trump más rápido que veloz contestó y subió de tono en su defensa del imperio actual. Contrarréplica de Corea del Norte: está lista para reaccionar a cualquier tipo de guerra que Estados Unidos desee. La cual tendrá la más dura reacción contra los provocadores.

 

Ante la amenaza de una Tercera Guerra Mundial –las guerras suelen iniciarse con bravatas– el mundo experimenta una especie de paranoia colectiva. Si bien hay elementos de realidad en el exterior, éstos se potencian y se magnifican al entretejerse con fanta-sías persecutorias (conscientes e inconscientes) e ideas delirantes que pueden conducir, dependiendo de cada estructura de personalidad, a los actos más irracionales en un intento de dominar la angustia que llega a niveles extremos. La parte más arcaica, más regresiva y más desorganizada del individuo aflora y los mecanismos habituales de defensa resultan insuficientes para mantener el equilibrio síquico.

 

La guerra verbal actual nos muestra un aberrante rompecabezas donde se ven implicados problemas raciales, económicos, políticos, religiosos, cojeras y errores históricos, desigualdad y resentimientos ancestrales donde la razón y el valor de la vida humana parecieran situarse en el margen, al margen en las fronteras, en el exilio, en la no pertenencia, en el no ha lugar de la ley, en la fragmentación.

 

Inframundo en el que los fantasmas danzan en incesante carrusel de escenas grotescas reales y fantaseadas, donde el pánico es el afecto predominante y la paranoia nubla la razón, donde la muerte, las pérdidas y los duelos no dan tregua. Allí donde la palabra y la negociación están ausentes, donde la omnipotencia y la rabia ciega conducen a la sed de venganza y el sujeto queda condenado al silencio. Individuos que al ser violentamente silenciados, si sobreviven a la masacre y a la destrucción, se convertirán en resentidos que intentarán infligir al otro la rabia y la violencia de la que fueron víctimas.

 

Las imágenes que presenciamos día con día nos muestran el rugido y el estruendo de la espeluznante maquinaria de la guerra, que silencian los gritos acompañados de ecos terroríficos cuyo origen, sin origen, emerge de la oquedad, del vacío, de la injusticia social y de la muerte. Mascarada de dolor y desencuentro, escenario del terror sin nombre. Duelos negros. El imperio de la tiranía y la fuerza, del desprecio por el otro, y la imposición de la fuerza. Fuerza alimentada desde la parte más irracional y más oscura del hombre que, sustentada desde el poder, intenta sostenerse apuntalada con las peores mañas de la antigüedad y los más sofisticados artilugios modernos.

 

Tecnología de extrema sofisticación esconde el peor fracaso de la humanidad. Tras siglos de aparente progreso y civilización, la gran aldea global es una grotesca neorrepresentación de la horda primordial, donde los instintos más primitivos afloran a la menor provocación y lo más precario y oscuro del ser aparece arropado bajo la falacia del desarrollo tecnológico y un hueco discurso de búsqueda de la paz mundial que cada vez parece más lejana e ilusoria.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

El secretario general de la ONU llama a chavistas y opositores a reactivar el diálogo

 

Evo Morales denuncia complots para derrocar al gobierno en Venezuela

 

Luis Almagro condena la violencia y las muertes en las manifestaciones en Caracas

Elementos de la Policía Nacional Bolivariana y manifestantes opositores se enfrentaron ayer en Caracas, en una jornada más de movilizaciones en rechazo al gobierno de Nicolás MaduroFoto Xinhua

Afp, Xinhua y Reuters

 


Viernes 21 de abril de 2017, p. 24

La Paz.

El presidente boliviano, Evo Morales, denunció este jueves la existencia de complots para derrocar al gobierno de su par de Venezuela, Nicolás Maduro, y apoderarse de su petróleo, al tiempo que el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Guterres, hizo un llamado al gobierno y la oposición para reanudar el diálogo.

 

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, condenó la violencia en las manifestaciones celebradas en el país andino.

 

Morales acusó este jueves a Estados Unidos de planear el derrocamiento de Maduro para escarmentar a gobiernos antimperialistas. En su cuenta de Twitter escribió: "El plan del imperio es derrocar a Pdte. constitucional elegido por #Venezuela @NicolasMaduro, como escarmiento a gobiernos antimperialistas", y reiteró que cualquier conspiración interna o intervención externa es para apoderarse del petróleo venezolano.

 

Guterres llamó a chavistas y opositores a reducir la polarización y crear las condiciones necesarias para abordar los desafíos del país en beneficio del pueblo venezolano", indicó en un comunicado.

 

Exhortó al gobierno de Venezuela y a la oposición a comprometerse sinceramente y reactivar los esfuerzos de diálogo, especialmente en torno a los temas críticos que ya han acordado revisar en la agenda, a saber el equilibrio de poder entre las ramas del Estado, el calendario electoral, los derechos humanos, la verdad y la justicia, y la situación socioeconómica, agregó.

 

En tanto, Almagro condenó la violencia y las muertes ocurridas durante las protestas de las últimas horas en Venezuela, y pidió convocar a elecciones lo antes posible para que la democracia vuelva al país.

 

Durante una visita a Paraguay, Almagro condenó la actitud del régimen (venezolano) de armar a colectivos para que hagan tareas de represión y que éstas sean sin control y fuera de protocolo.

 

 

 

 

 

 

 

 

            Maduro investiga a Movistar por enviar mensajes y sumarse a la convocatoria golpista

 

Enfrentamientos en otra marcha de la oposición en Venezuela

 

 

El asesino de la joven Paola Ramírez milita en el partido que dirige María Corina Machado: autoridades

 

Participantes en la protesta opositora de ayer enfrentaron a elementos de la Guardia Nacional con piedras y cocteles molotov. Los uniformados impidieron otra vez el acceso de manifestantes al centro de CaracasFoto Xinhua

Afp, Pl, Reuters, Ap, Dpa, Sputnik y Notimex

 


Viernes 21 de abril de 2017, p. 23

Caracas.

Agentes antimotines se enfrentaron este jueves con antichavistas en un fuerte cruce de bombas lacrimógenas, piedras y cocteles molotov en Caracas, donde miles de opositores volvieron a retar al gobierno y marcharon en contra del presidente Nicolás Maduro, en un renovado intento por llegar a la Defensoría del Pueblo para entregar un documento con planteamientos a favor de la restitución del orden constitucional.

 

El presidente Nicolás Maduro anunció que solicitó una investigación contra la empresa de telecomunicaciones Movistar, filial de la española Telefónica, por el presunto envío de mensajes masivos de convocatoria a la marcha del miércoles contra su gobierno.

 

El mandatario dijo que Movistar recibió dinero de la oposición para difundir información sobre la protesta. La empresa Movistar de Venezuela se sumó a la convocatoria golpista contra el país; esa no es su función, deben saberlo, dijo en un discurso televisado en el cual aseguró que ya ordenó una investigación.

 

Maduro afirmó que según cálculos se habrían invertido en promoción unos 100 millones de dólares en redes sociales previo a la marcha de la oposición.

 

Luego de que el presidente Juan Manuel Santos tuiteó que la revolución bolivariana fracasó, Maduro aseguró que Colombia es un Estado fallido. Más aún, advirtió que dirá la verdad y los secretos sobre el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que habría sido traicionado, refirió NTN24 en su portal.

 

Con tanquetas y barreras metálicas, cientos de policías y guardias nacionales fueron desplegados en calles y avenidas estratégicas de Caracas y otras ciudades, y en sectores donde el miércoles hubo disturbios.

 

En el oeste de la capital, en los sectores de Santa Mónica y El Paraíso, donde se habían concentrado decenas de personas, las fuerzas de seguridad dispersaron en acciones rápidas a los manifestantes con bombas de gas lacrimógeno y disparos de balas de goma, lo que ocasionó asfixia y lesiones a varias decenas de personas, indicó el alcalde del municipio capitalino de Chacao, Ramón Muchacho.

 

En el acceso a una estratégica autopista de Caracas los manifestantes se enfrentaron con piedras y cocteles molotov a los soldados de la Guardia Nacional.

 

En tanto, un hombre desnudo y con una Biblia en la mano hizo frente a la policía.

 

Las tensiones políticas se activaron desde principios de abril, cuando la oposición salió a las calles a protestar contra el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que se adjudicó las funciones de la Asamblea Nacional y retiró la inmunidad a los diputados, medidas que luego fueron revertidas.

 

Las oposición comenzó entonces con sus movilizaciones, tras lo cual el gobierno desplegó un operativo para detener el paso de los manifestantes hacia el centro de esta ciudad.

 

Nueve personas han muerto desde entonces. Tres fallecieron el miércoles: un joven de 17 años y un soldado en Caracas, y una mujer de 23 años en San Cristóbal. Maduro culpó a la oposición de dos de las muertes.

 

Además, este miércoles se reportaron saqueos en El Paraíso, zona oeste de la capital, por lo que algunos comercios no abrieron este jueves.

 

Néstor Reverol, ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, informó que el responsable del asesinato de la joven Paola Ramírez fue detenido e identificado como militante de partido Vente Venezuela, que dirige María Corina Machado. De acuerdo con investigaciones preliminares, aseguró, es notorio que el ataque se hizo de manera planificada por la oposición.

 

A Machado le retiraron la investidura parlamentaria en 2014 y tiene pendiente un proceso judicial por el cargo de conspiración, que presuntamente llevó a cabo con otros políticos de la oposición durante una serie de protestas antichavistas.

 

La protesta de este jueves fue convocada por el líder y ex candidato presidencial opositor Henrique Capriles, quien señaló que la comunidad internacional está clara de lo que pasa en Venezuela y que el gobierno de Maduro sigue aplicando un paquete de autogolpe, como define a las sentencias del TSJ contra el Congreso.

 

Tenemos que condenar la represión contra quienes piden elecciones. El año pasado nos quitaron el referendo presidencial, suspendieron las elecciones de gobernadores y no se habla de las de alcaldes, dijo Capriles, quien marchó acompañado por el jefe de la Asamblea Nacional, Julio Borges, y otros diputados.

 

No descansaremos hasta que en Venezuela se recupere el hilo constitucional, sentenció.

 

La oposición también pide a la Defensoría del Pueblo abrir un proceso contra los magistrados del Tribunbal Supremo de Justicia que firmaron las dos sentencias contra la Asamblea Nacional. Aunque los fallos fueron suprimidos parcialmente, los diputados señalan que los jueces deben ser castigados por el golpe de Estado.

 

Agradece el gobierno las muestras de solidaridad

El gobierno expresó su agradecimiento por las muestras de solidaridad de los movimientos políticos y sociales del mundo ante las arremetidas del imperio.

 

"Gracias a todas las voces que en el mundo se solidarizan con Venezuela ante las arremetidas del imperio, no podrán con la patria de Bolívar y Chávez, afirmó la canciller Delcy Rodríguez en un tuit.

 

Seguimos el camino de (Hugo) Chávez, liderados por el presidente Nicolás Maduro. ¡Venezuela se respeta!, enfatizó la ministra.

 

El miércoles, la cancillería venezolana divulgó un video que muestra a grupos solidarios en Suecia, Francia, China, Italia, India, Noruega, Brasil, Serbia, República Dominicana, Bolivia, España, Reino Unido, Grecia, Finlandia, Bélgica y Mali, que expresaron su apoyo al gobierno y pueblo de Venezuela.

 

Rafael Ramírez, representante ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), rechazó la denuncia interpuesta por Colombia sobre una presunta militarización del país como mecanismo para dispersar las protestas opositoras.

                                                                     +++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

 

 

Guatemala: un país que quema niñas y bosques + La estafa de la falsa sociedad civil + Un país que se incendia + El secreto está en invertir en la gente

 

 

Guatemala: un país que quema niñas y bosques

 

Si se menosprecia la vida de unas niñas, ¿qué interés puede haber por otros seres vivoscomo la vegetación y las guacamayas del Petén?

 

El Día Internacional de la Mujer, decenas de niñas y adolescentes murieron calcinadas. Un mes después arden bosques de la sierra de las Minas y de la Reserva de la Biósfera Maya (RBM) en el Petén.

 

No es cualquier área la que se está incendiando. De acuerdo con su Plan maestro (2015), la RBM es el complejo de áreas protegidas continuo más grande de Centroamérica, con una superficie equivalente al tamaño de El Salvador, Israel o Eslovenia. Junto con áreas colindantes con Belice y México conforma el bloque más grande de áreas silvestres de toda Mesoamérica, el parche de selva tropical más extenso después de la Amazonía.

 

La RBM contribuye a la estabilización del clima local, pues atenúa los impactos del cambio climático. No obstante, la creciente movilidad humana hacia el Petén desde finales de la década de 1950, el crecimiento demográfico, el establecimiento de comunidades, la deforestación para el desarrollo de actividades extensivas como la ganadería, el establecimiento de pistas de aterrizaje para el tráfico de droga y el tráfico ilícito de flora y fauna silvestres han provocado la reducción de la selva petenera.

 

El fraccionamiento de terrenos en propiedades individuales favorece la compraventa, con lo cual principalmente los ganaderos obtienen ventaja: compran tierras y las acumulan hasta hacerse de latifundios. Quienes venden se ven obligados a movilizarse a otras áreas de la RBM: se estima que hasta el 60 % de los habitantes del área son pobres, el 35 % extremadamente pobres y solo el 10 % acomodados.

 

Quizá no estemos tan lejos de una de las teorías que explican el declive de la civilización maya clásica en las tierras bajas del Petén. Algunos científicos sostienen que la alta densidad poblacional condujo a la tala de los bosques y al deterioro ambiental, lo cual generó conflictos sociales severos que a finales del siglo VIII produjeron el colapso del sistema político monárquico que dominaba a las ciudades. Y desde inicios del siglo IX la población del Petén fue desplazándose poco a poco, principalmente a regiones del norte.

 

Sin embargo, en vez de adoptar políticas responsables y prudentes que eviten los posibles errores de nuestros antepasados, hoy vemos cómo la negligencia y la indiferencia caracterizan el actuar de las autoridades del Gobierno, en tanto las asignaciones presupuestarias para la protección ambiental continúan raquíticas.

 

Como resultado, año tras año ocurren incendios en el Petén y se ignoran las denuncias por la apropiación de tierras y por las actividades ilícitas que están desplazando personas. Lo único que el Gobierno mal hace es repetir año tras año la que debería ser la última de las medidas reactivas: declarar el estado de calamidad.

 

Por su parte, el Congreso quiere otorgar privilegios e impunidad a los ganaderos y a los narcoganaderos, pese a que son los principales señalados de provocar los incendios en el Petén y el desplazamiento de personas, de modo que reducen los bosques y contribuyen al calentamiento global y al cambio climático.

 

Posiblemente el régimen social, económico y político de nuestros antepasados colapsó por el crecimiento poblacional y el deterioro ambiental desmedidos. En el nuestro, en hogares seguros se queman niñas y las áreas protegidas no protegen porque se queman bosques. Es negligente y, el colmo, busca privilegiar a quienes provocan incendios en el Petén.

 

Si continuamos ignorando las lecciones de la historia y menospreciando la vida, ¿qué futuro nos espera?

 

Nos pierde

la codicia de los menos,

la cobardía de los más,

la irracionalidad de todos.

Falta lenguaje

para decir

el horror que viene.

Pero tú ya lo sabes:

donde termina el reino de la mercancía

comienza la vida…

J. Riechmann

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

La estafa de la falsa sociedad civil

Guatemala, 19 de abril de 2017

Ésta debe ser factor de cambio y no cómplice del statu quo.

El capital financiero se diferencia del capital físicamente productivo en que éste sirve para invertirlo en la fabricación de objetos que respaldan materialmente a la moneda, mientras el otro juega con capitales en el espacio virtual de la especulación, sobre el precio de inmuebles y empresas, y consecuentemente provoca, tarde o temprano, crisis económicas debidas a la ausencia de respaldo material para el dinero.

 

El capital físicamente productivo corre el riesgo de producir más objetos de los que los consumidores son capaces de comprar, y eso también provoca crisis económicas.

 

Ambas posibilidades de crisis se pueden controlar mediante un Estado con el poder suficiente como para normar la productividad, la capacidad de consumo ciudadano y, sobre todo, la especulación financiera. Esto se logra mediante el control de los monopolios y el estímulo a la libre competencia de la pequeña y mediana empresa, las cuales generan asalariados y consumidores que forman una clase media deseablemente mayoritaria frente a una minoría de ricos y otra de pobres.

 

Esta es le receta de la estabilidad capitalista. Para la cual se requiere, es obvio, de un férreo control estatal democrático y una ciudadanía capaz de fiscalizar al Estado. Lo cual implica una sociedad civil consciente y crítica, culta y consecuente con el interés de las mayorías, como la quería Gramsci, quien proponía que la sociedad civil debía hegemonizar sobre la sociedad política, es decir, sobre el Estado y sus instituciones.

 

En nuestro medio, el concepto y la práctica de la sociedad civil han sido deformados por la cooperación internacional. Pues el objetivo de la sociedad civil, vista como conjunto de oenegés sufragadas por el capital financiero especulativo, es destruir el Estado (contra el que endereza todas sus luchas), lo cual es congruente con la meta del neoliberalismo y de su ideal privatizador de lo público.

 

Esto es justamente lo que busca la Fundación Soros, la NED y otras agencias de financiación de oenegés progres en el mundo. Y a esto se debe la derechización de las izquierdas moderadas e incluso de las radicales en la actualidad.

 

Estas izquierdas enarbolan un discurso políticamente correcto y se desgastan ad aeternum vociferando contra el Estado, aliadas con los neoliberales y la oligarquía en su suicida lucha antiestatalista. Olvidan que, como decía Hobsbawm, el Estado puede ser corrupto, ineficiente e hipertrófico, pero es lo único que tenemos quienes carecemos de medios de producción para ejercer poder a favor de nuestros intereses.

 

La tarea de la sociedad civil consiste pues en controlar y fortalecer el Estado. Lo cual no quiere decir defenderlo tal como está, sino controlarlo para hacerlo probo, eficiente, administrativamente pequeño y económicamente fuerte, a fin de que sirva a los intereses de la ciudadanía y no a los de una élite oligárquica.

 

Pero una sociedad civil cuya acción responde sólo a las directrices de sus agencias de financiación, es un agente al servicio del neoliberalismo, de la ultraderecha y del capital financiero. Ese mismo a cuyos intereses se debe el terrorismo, el narcotráfico, el delito organizado y otros rubros empresariales que tienen al mundo aterrado y a las masas refugiadas en religiosidades controladas por legiones de falsos profetas a sueldo.

 

La sociedad civil y la organización popular deben ser autofinanciadas y libres. Sólo así son factor de cambio, y no de opresión.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Un país que se incendia

 

Como todos y todas saben, mañana 22 de abril a nivel internacional se celebra el Día de la Tierra, como un acto que nos recuerda que "el planeta y sus ecosistemas nos dan la vida y el sustento. Con esta celebración admitimos la responsabilidad colectiva, como nos recordaba la Declaración de Río de 1992, de fomentar la armonía con la naturaleza y la Madre Tierra para alcanzar el equilibrio justo entre las necesidades económicas, sociales y medioambientales de las generaciones presentes y futuras. Este día nos brinda la oportunidad de concienciar a todos los habitantes del planeta acerca de los problemas que afectan al planeta y a las diferentes formas de vida que en él se desarrollan" (Organización de las Naciones Unidas).

 

Y es que la fecha, de manera coincidente, la conmemoraremos en medio de un país que se quema, que destruye su medio ambiente y que no respeta sus recursos naturales. Sin lugar a dudas durante este día, mañana y el domingo escucharemos discursos, veremos actividades públicas de autoridades gubernamentales y empresarios haciendo gala de la incoherencia, el cinismo y sin lugar a dudas la doble moral.

 

Durante este mes han sido reportados varios incendios forestales en departamentos como Petén, Quiché, Alta Verapaz, El Progreso y otros, sin que las autoridades sean capaces de generar acciones tendientes, primero a prevenir los mismos y segundo sofocarles para que no impliquen daños irreparables a la flora y fauna en el país.

 

A esto habrá que sumar que la mayor cantidad de estos incendios se producen por la mano criminal de personas que bajo el manto de actividades empresariales realizan estos con el propósito de ampliar la generación de ganado o la expansión de monocultivos como la palma africana. Lo más patético de estos sistemáticos hechos, verano con verano, es que no existen personas pagando con cárcel estos lamentables hechos.

 

Pero a pesar de lo dramático de la situación de los incendios, es necesario manifestar que no son una situación aislada, sino más bien son producto de un Modelo de Desarrollo tendiente al saqueo y la explotación de los Recursos Naturales, sin importar los medios que se utilicen, porque lo fundamental es la generación de la máxima ganancia o el enriquecimiento desmedido, sin que existan instituciones capaces de poner freno a la obscenidad que representa esta situación.

 

Por lo tanto a los incendios que devastan miles de hectáreas de bosque y con ello fauna importante que muere en los mismos, hay que adicionar el desvío de ríos, la tala de bosques enteros para la producción ganadera o bien para la producción de palma africana, la actividad de extracción de minerales produciendo daños irreparables a nuestros ecosistemas, entre otros males. Todo ello pasando con la colusión u omisión de acciones de autoridades gubernamentales.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

El secreto está en invertir en la gente

 

Elizabeth Warren es Senadora en Estados Unidos representando a Massachusetts y es una reconocida abogada que destaca en los campos académicos y políticos. Sumamente progresista y promotora de los derechos de la mujer, ha publicado once libros sobre temas políticos y sociales y esta semana fue presentado el último de ellos titulado "Esta lucha es nuestra lucha", respecto a la batalla para salvar a la clase media de los Estados Unidos.

 

Sus puntos de vista, desde luego, son objetados por cualquier grupo conservador, pues ella apuesta por políticas orientadas a invertir más en la gente para generar ese mundo de oportunidades que llegó a ser conocido como el "sueño americano" y que se esfumó de tal manera que hasta el segmento del obrero blanco que fue parte de esa clase media, terminó votando a la desesperada por Trump creyendo que él les devolvería la esperanza perdida.

 

El caso es que Elizabeth Warren explica detalladamente cómo Estados Unidos vivió su época de oro desde el fin de la Gran Depresión hasta llegar a 1980. Fueron años en los que el Estado hizo fuertes inversiones en infraestructura, mucha de la cual es la que hoy está funcionado y de la que depende el país, se montó un sistema educativo que fue ejemplar y modelo de eficiencia, colocando a los norteamericanos a la vanguardia no sólo del conocimiento sino de la investigación, con universidades accesibles a toda la población que deseara superarse con la educación superior.

 

Roosevelt con su New Deal diseñó esa estrategia de inversión que permitió un largo período de crecimiento sostenido en el que se tomaron en cuenta regulaciones muy importantes para evitar los carteles o monopolios de manera que el consumidor estuviera protegido y aún los gobernantes republicanos de ese período mantuvieron la estrategia crucial de inversión con visión de futuro.

 

No es casualidad que en el listado de países del mundo desarrollado destaquen aquellos países que han dispuesto de los recursos e implementado las políticas para invertir en la gente y en la infraestructura. Países donde además de atajar la corrupción que se roba tantas esperanzas, la gente entiende la importancia de sus impuestos para generar ese nivel de prosperidad. Ningún país de los altamente desarrollados se puede mantener en esas condiciones si se suspende la inversión en la gente.

 

Y justamente en 1980 en Estados Unidos ocurrió el cambio cuando se implementaron políticas de reducción drástica de impuestos para los más ricos por aquella idea del Trickle Down Economics que por cascada debió generar riqueza pero que, en la práctica, no la pudo producir. Fue la época en que se privilegió el gasto en temas militares, reduciendo la inversión en infraestructura a tal nivel que Trump tuvo razón al decir en la campaña que su país tiene carreteras y aeropuertos del tercer mundo.

 

Se disminuyó la inversión pública en educación y los niveles de rendimiento actuales son los más pobres de cualquier país desarrollado. Por último se eliminaron regulaciones y han surgido carteles y monopolios que ahorcan al consumidor porque no hay tales de la cacareada libre competencia, con resultados de enorme concentración de riqueza y pérdida de calidad de vida y de oportunidades para la clase media.

 

Es una visión progresista, pero con elementos difíciles de rebatir con datos.