martes, 18 de abril de 2017

Reformas constitucionales

Sería muy valioso que los compañeros abogados de este foro, especialmente los constitucionalistas, nos den su opinión respecto a las reformas constitucionales que se están discutiendo en el Congreso.

 

Juan José Pratdesaba B.

 

 

 

 

 

 

 

This stock tip is for your eyes only. The chance may never come again

I know of a cutting edge company that has just completed the development of a new life saving medicine. A friend who works at a high position, at a secretive place told me about it.

This medicine has been proven in both lab tests, and human tests to destroy tumors in almost 50% of of instances.

For all practical purposes, I would call it a cure for one of the most deadly diseases of our times.

Being the type of person that I am, I asked myself how we can profit from this information.

The answer is very simple. Within the next week or two, QSMG will make the announcement public and once they do, their stock will go up to over 20 bucks overnight.

So the trick is to grab shares right now, while their price is still dirt cheap and while nobody knows what's about to come.

This is how you get your big break. This is how your life will finally change. Take the leap forward.


---
Best Regards,
Suzette Cruz

Informe oficial de EE.UU. acusa a REPSA de contaminar el río La Pasión + Otro tropezón por incapacidad + Lluvia de clavos

Ecocidio

 

Informe oficial de EE.UU. acusa a REPSA de contaminar el río La Pasión

 

Poco después del ecocidio en el río La Pasión, en mayo de 2015, expertos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos visitaron la planta producción de la empresa de palma africana Repsa. Los inspectores constataron que la empresa se deshacía de sus desechos más contaminantes

en el río.

 

Lo primero que notaron los expertos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) estadounidense frente al sistema de tratamiento de aguas de la planta Repsa I fue el intenso olor a huevo podrido. Esa era solo la primera de las sorpresas que les aguardaba durante la inspección que realizaron en julio 2015.

                 

Dos meses antes, poco después de que aparecieran decenas de miles de peces muertos flotando sobre el río La Pasión, el gobierno de Guatemala pidió ayuda a la EPA, agencia federal encargada de proteger la salud humana y el medio ambiente, para descubrir las causas del desastre ambiental. 

 

La EPA envió a la zona a un equipo liderado por el ingeniero Jairo Castillo. Junto con inspectores del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), los estadounidenses recorrieron parte del río y visitaron las dos plantas que Reforestadora de Palmas SA (Repsa), parte del grupo empresarial que produce los aceites Olmeca y los alimentos Regia, y principal sospechosa de haber causado la tragedia. Plaza Pública realizó una solicitud de acceso a la información (Freedom of Information Act request) a la EPA, y obtuvo así el informe de estos expertos. El documento, que podría servir en el proceso penal que se lleva a cabo para esclarecer el ecocidio, refuerza la idea de que el mal manejo de los desechos líquidos por parte de la planta aceitera causó la muerte masiva de peces.

 

Lee también:Había una vez un río

El sistema de tratamiento de Repsa I contaba entonces con cinco lagunas para tratar los desechos líquidos producidos por la extracción de aceite. Los expertos notaron que las lagunas estaban llenas hasta el tope de desechos putrefactos, cuando lo prudente es dejar un margen de un metro entre el nivel de los desechos y el borde del estanque. Observaron además que las lagunas no estaban selladas con concreto ni ningún material impermeable. "Esto crea las condiciones para una contaminación de las aguas subterráneas", indicaron en el informe.

 

       [ Sandra Sebastían ]

Pero había algo peor. Los expertos descubrieron una tubería de 15 centímetros de diámetro que, desde el fondo de la primera laguna, descargaba los desechos más contaminantes a un canal que desembocaba en el río. El líquido que corría era, según el informe, "gris oscuro con apariencia aceitosa". Mediante esa tubería, Repsa cortocircuitaba su propio sistema de tratamiento de desechos. La Agencia de Protección Ambiental no duda en calificar esta descarga de "ilegal", tomando en cuenta la legislación guatemalteca.

 

La Agencia de Protección Ambiental no duda en calificar esta descarga de "ilegal", tomando en cuenta la legislación guatemalteca

 

El informe detalla los efectos de la descarga de residuos de esta naturaleza en un río. Estos desechos "consumen el oxígeno del agua y asfixian a la vida acuática", lo que produce muerte de peces y desaparición de invertebrados. "Muchos ríos grandes y pequeños han sido devastados por estas descargas, afectando a las poblaciones que viven río abajo", prosigue la EPA.

 

Los expertos también exploraron la segunda planta extractora. Se dieron cuenta que la empresa estaba ampliando el sistema de tratamiento del agua de la planta Repsa II. Se estaban cavando 12 nuevas lagunas, para pasar de 9 a 21 lagunas, lo cual parece indicar que el sistema que tenían era muy insuficiente para tratar de manera adecuada los desechos producidos. Los técnicos de Repsa indicaron a la EPA que las obras habían empezado en mayo de 2015, es decir, poco después de la primer episodio de muerte de peces, ocurrido el 29 de abril. Los inspectores constataron que las nuevas lagunas sí estaban revestidas con cemento.

 

Junto con inspectores del MARN, el equipo norteamericano quiso también visitar las instalaciones de Naisa, otra empresa palmera de la zona. Pero, aunque la compañía les garantizó el acceso por teléfono, una vez en el lugar les negó la entrada. Los inspectores de la EPA se extrañaron que el reglamento de aguas residuales en vigor no permitiera al MARN inspeccionar estas plantas libremente y sin previo aviso.

 

Lee también:Repsa: El historial de una empresa investigada por ecocidio

Los inspectores recorrieron el río La Pasión a lo largo de varios puntos. Más de un mes después de la catástrofe encontraron que las aguas seguían siendo turbias. Observaron además manchas aceitosas con escombros en la superficie. Notaron también que en Sayaxché había aguas negras corriendo directamente al río, y que un poco más abajo, personas iban a recolectar agua del río para su propio consumo.

 

Se intentó obtener la opinión de Repsa sobre este informe, pero la empresa palmera prefirió no dar declaraciones.

 

Un informe engavetado

El informe de la EPA debería haber servido al MARN para emprender acciones en contra de la empresa. El Ministerio es querellante adhesivo en el proceso que busca hacer la luz sobre el desastre ambiental. Sin embargo, según la Fiscalía de Medio Ambiente, el MARN nunca les hizo llegar el informe. Alfonso Alonzo Vargas, viceministro de Ambiente, indicó que desconocía la existencia misma del informe puesto que el desastre ambiental ocurrió antes de que asumiera su cargo.

 

El proceso por el ecocidio sigue estancado; los artilugios legales emprendidos por Repsa han conseguido bloquear el juicio

 

El proceso por el ecocidio sigue estancado. Según Rafael Maldonado, abogado del Centro de Acción Legal, Ambiental y Social de Guatemala (CALAS), querellante del caso, los artilugios legales emprendidos por Repsa han conseguido bloquear el juicio. Repsa presentó una demanda civil en contra de la jueza de medio ambiente de Petén, Karla Hernández, quien debía conocer el caso, y que en septiembre 2016 decretó el cierre provisional de la planta aceitera. Por esta acción en su contra, la jueza prefirió separarse del proceso.

 

La Sala de Apelaciones de Petén decidió entonces enviar el caso al juzgado de primera instancia de Izabal, en el cual ni el Ministerio Público ni CALAS confían. "Basta con saber que hace una semana capturaron a la secretaria de ese juzgado por corrupción", dice Rafael Maldonado, en referencia al arresto de Claudia Madrid Cerritos por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. El MP presentó un amparo para impedir que el caso vaya a Izabal, pero este aún no ha sido resuelto.

 

De esta forma, casi dos años después de la tragedia, no se ha podido tan siquiera realizar la audiencia de primera declaración, ni tampoco se ha acusado formalmente a Repsa por el desastre ambiental. La justicia para las comunidades afectadas luce tan turbia como las aguas del río La Pasión.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Otro tropezón por incapacidad

Editorial

17 de Abril de 2017 a las 00:00h

 

Un nuevo caso que comprueba la incapacidad de los funcionarios gubernativos en las relaciones internacionales ocurrió la semana pasada, con el resultado de la separación del embajador para la agenda de los temas migratorios de Guatemala, Claus Marvin Mérida Jiménez, quien aparentemente sin conocimiento de la Cancillería envió una carta al senador estadounidense republicano Michael Lee, en la cual le solicitaba, en documento con membrete gubernativo, la separación de Todd Robinson como embajador de Estados Unidos en el país.

 

La embajada estadounidense emitió a las pocas horas un comunicado en el cual señala que será infructuoso cualquier esfuerzo para afectar las buenas relaciones entre los dos países, con lo cual en términos diplomáticos aceptó la versión oficial de que tal solicitud había sido realizada en forma personal por Mérida Jiménez, de quien solo se sabe que fue nombrado por Alejandro Maldonado Aguirre. Jimmy Morales lo ratificó, luego de que recaudara fondos en Estados Unidos para su campaña presidencial.

 

El canciller Carlos Raúl Morales informó al senador Lee que se trata de un coordinador de la mesa de trabajo presidencial para asuntos de los migrantes, sin designación oficial del Gobierno pero que trabaja como asesor honorario presidencial en esos temas. Esto es difícil de entender. Era entonces alguien que, extrañamente, no estaba relacionado con la Cancillería pero sí con el importantísimo asunto migratorio.

 

El puesto en mención, de mantenerse, no puede ser premio para amigos y colaboradores de campaña. Los migrantes se han quejado de incumplimiento de actividades y de promesas sobre documentación de todo tipo. Los debe atender gente capaz y con experiencia, sobre todo por su importancia para la economía nacional.

 

Nuevamente ha quedado al descubierto la manera poco seria de muchas de las designaciones para los puestos públicos y el presidente se equivocó de nuevo al referirse al imprudente colaborador Mérida Jiménez como su "amigo", en vez de guardar silencio por la obligada separación de ese asesor honorario.

 

Para nadie es secreto que existen grupos interesados en el retiro del embajador Robinson, a quien señalan de inmiscuirse en los asuntos internos guatemaltecos. Ciertamente, algunos comentarios del diplomático estadounidense han sido desafortunados, como haber dicho que la soberanía guatemalteca no estaba dentro de sus prioridades. El apoyo de Estados Unidos a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y su actual dirigente, Iván Velásquez, ha contrariado a quienes ahora se oponen al trabajo de ese ente internacional de investigación.

 

Washington ha declarado que Robinson seguirá hasta que termine su período este año y ha reiterado su apoyo a la Cicig y al Ministerio Público, lo que constituye un mensaje claro para quienes desean la salida del embajador y de esa institución internacional.

 

Por aparte, debido a la potencialmente explosiva situación política en Medio Oriente y la península coreana, la aprobación senatorial del nuevo embajador en Guatemala no tiene prioridad y esto puede significar varios meses con un encargado de negocios al frente de la misión diplomática estadounidense en el país.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Lluvia de clavos

Lo que no sabemos a ciencia cierta es en dónde vamos a parar, de seguir perdiendo el tiempo eligiendo presidentes y diputados ineptos, corruptos y cien etcéteras.

 

Desempeñar el cargo de Canciller no es fácil cuando los gobernantes se meten en líos por no analizar los efectos de sus decisiones, dándoles ganas de cambiar de trabajo o salir corriendo por no reír o llorar. El actual se multiplica tapando clavos de todo tipo. El último es el armado por el embajador especial Marvin Mérida con una obra de arte que nos quema en el comal como banana country, en una carta dirigida al senador Mike Lee de los EE.UU. quejándose del embajador Robinson por interferir en la política doméstica, afectando según su criterio la economía nacional, provocando un aumento en la inmigración al país del norte.

 

Dice que lo hizo por patriotismo sin lograr sacudirse el rumor de ser un saxofón de los radicales y corruptos. El gobierno informó que es ajeno a esa gestión y que aprecia el trabajo de míster Robinson, píldora que nadie se traga a pesar de que fue destituido, coincidiendo en que se lavan las manos diciendo que por sus pistolas se metió en un tema delicado sin consultar al Canciller ni respetar la jerarquía. Jimmy lo designó asesor en asuntos migratorios sin tener mayor experiencia ni méritos académicos, compensando su labor de recaudar dinero en la campaña presidencial.

 

Al salirse del guacal deberían investigarlo, de repente encuentran claveles de diferentes colores y paga el desmadre que hizo. Por otra parte, el secretario de prensa no despejó las dudas de que el Presidente además de protagonista sea responsable directo de esa conducta bochornosa y la única explicación disponible es que la gestión fue diseñada por los intereses que gobiernan al gobierno. No se trata de defender a míster Robinson, no lo necesita. Lo que da grima es el ridículo a nivel internacional, la incapacidad del gobernante, la falta de ética al no coincidir lo que dice con lo que hace y no ser fiable en el ejercicio del cargo.

 

Desorientado y frágil, necesita ser rescatado de los que con el alma torcida lo están metiendo en una tormenta perfecta de la que no va a salir si continúa rugiendo de esa manera, el poder es adictivo y corrosivo. Lo saben los que dicen que gobernaron y lo único que dejaron fue un Estado con posibilidades de extinguirse, sin que la gente los olvide ni a la parentela tampoco, con un deseo que todavía anda suelto: que se mueran pobres y los entierren parados. La actitud desesperada de los que viven jocoteando a míster Robinson, a la CICIG y al MP es malévola, demencial, el pópulo lo sabe, no es bobo. El que le dio rango de embajador en misión especial 007 a Mérida fue Alejandro Maldonado y Jimmy se comió el pastel. Así es la vida.

 

En vez de utilizar la tecnología disponible y mejorar la organización de la sociedad, los políticos actúan con el apremio de los fugados de un manicomio y sin comprender la realidad mezclan causa y efecto, respuestas con preguntas, jugando a filósofos. Es un caos mental que se contagia y los gatos se vuelven amigos de los ratones sin admitir reproches, fruto de no aceptar lo que somos y creernos la mamá de Tarzán. Lo que no sabemos a ciencia cierta es en dónde vamos a parar, de seguir perdiendo el tiempo eligiendo presidentes y diputados ineptos, corruptos y cien etcéteras. Si volvemos a equivocarnos nos va a llevar la chingada por perseverar y aguantar tanto tiempo a tantos perdularios que no se sacian con nada.

 

A pesar de los pesares Guatemala es rescatable y merece un esfuerzo para que la juventud pueda respirar aire respirable y no se dedique a fumar mota sin rumbo en veredas azules, olvidándose de resolver la problemática social empezando por detener la furia de los olvidados que medio comen y medio viven pero piensan. Les enseñó a escondidas el poder de la ignorancia para defenderse en un país de sueños y cuentos, donde pasa de todo y no pasa nada, donde se han visto muertos que en lugar de acarrear basura acarrean pisto a granel y les va bien el año entero, no solo en Navidad y la Semana Santa.

 

 

 

 

 

 

 

¿Gobierno contra Robinson? + “La Línea” y TCQ, un año de diferencia + Paisaje después de la masacre

 

 

¿Gobierno contra Robinson?

 

 

El señor Marvin Mérida, quien como embajador del gobierno de Jimmy Morales entregó una carta en Washington D.C. en la que pide que se investigue al embajador Todd Robinson, dejó claro que el gobierno muchas veces dice una cosa y hace otra.

 

La verdad es que nadie sabe qué papel jugó Mérida que fue acusado de recaudar fondos de migrantes para la campaña que llevó a Morales a la Presidencia y que, seguramente, serán cantidades de importancia que tampoco fueron declaradas ante el Tribunal Supremo Electoral, como ya sabemos que es la práctica de las campañas del ahora Presidente, de Sandra Torres, Manuel Baldizón, etc.

 

El gobierno ha jugado ese papel de lavarse las manos con sus colaboradores más oscuros como en el caso de este Mérida, diciendo que son puestos "ad honorem" que solo invitan a pensar aún peor de lo que pueden estar haciendo para "cobrarse" las gestiones que realizan.

 

Recordemos la penosa forma en que Armando Melgar Padilla, otro "ad honorem" dentro de los asesores del Presidente, tuvo que salir corriendo a pedir sombrilla de antejuicio al Congreso cuando se supo que la SAAS estaba cometiendo abusos.

 

La verdad es que se ha rumorado por mucho tiempo que el gobierno no quiere ni a la CICIG, ni al Comisionado, a la Fiscal General y, ahora, al embajador de Estados Unidos. Queda también claro que cada vez que se profundiza un poco en eso, terminan dando expresiones y declaraciones que confirman que Morales y su gente se sienten sumamente incómodos con cualquiera que sea identificado como aliado de la lucha contra la corrupción y la impunidad.

 

Si Mérida no tenía capacidad de hacer estas gestiones, sería el mismo gobierno y la servil Procuradora General de la Nación, Anabella Morfín, que deberían presentar una denuncia por usurpación de funciones. Pero resulta que seguramente Mérida no actuó por su cuenta y por ello solo les queda salir a dar las explicaciones vacías y muchas veces alejadas de la verdad que caracterizan a nuestro gobierno ejecutivo.

 

Si el embajador Robinson y su trabajo no le gusta al gobierno, que por lo menos tengan la valentía y la determinación de manifestarlo públicamente. Todos quedarán más claros de que no hay voluntad alguna de luchar contra el sistema de corrupción e impunidad que fingieron para meterse en política.

 

Pero solo quererse lavar las manos diciendo que fue alguien "ad honorem" que hace gestiones de manera personal, es una burla a la inteligencia. Es deshonesto el gobierno, tiene que indagar y explicar quién es y qué persigue su "embajador" de pacotilla.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

"La Línea" y TCQ, un año de diferencia

 

La fecha del 16 de abril deberá quedar grabada en la memoria de los guatemaltecos porque con un año de diferencia, en ese día, se destaparon dos negocios asquerosos que son parte, apenas una parte, del mar de corrupción que ha sufrido Guatemala y que se traduce en el atraso del país y el empobrecimiento de su gente.

 

Mientras la mayoría de guatemaltecos languidecen confiando en apenas sobrevivir, sus políticos se han dedicado a poner al Estado al servicio de la corrupción y ello queda demostrado con dos negocios que fueron destapados por CICIG y MP con un año de diferencia, entre el 16 de abril de 2015 con La Línea y el 16 de abril de 2016 con TCQ.

 

No deja de ser una paradoja que en ambos casos el trinquete sigue viento en popa sin que haya habido un cambio significativo aunque los responsables estén en la cárcel. Las aduanas siguen siendo el reino de la corrupción y mientras los vistas se ensañan con cualquier pasajero que entra por la Terminal Aérea, en las otras aduanas pasan volando los contenedores como si tal cosa porque a pesar de la certeza, nada ha cambiado realmente.

 

Y en la Terminal de Contenedores Quetzal ocurre otro tanto porque el negocio que surgió de una mordida de treinta millones de dólares no sufrió ningún menoscabo por las investigaciones y los nuevos dueños, que le compraron al mafioso español del soborno supuestamente sin enterarse de la pícara acción, lograron un auténtico borrón y cuenta nueva al disponer de un gobierno complaciente, de una Procuradora General de la Nación cómplice y de un interventor que se dio a conocer como "columnista" en los medios que lavaron el dinero de Erick Archila y que resultó más eficiente que bonito para echar a andar el negocio a pesar de su pestilencia.

 

Y hoy, veinticuatro y doce meses más tarde, los guatemaltecos simplemente nos cruzamos de brazos no sólo ante la evidencia de que esos negocios siguen como si nada, sino ante la clara e irrefutable verdad que el país sigue como si nada, con la corrupción haciendo estragos en un pueblo que no atina a encontrar su futuro porque simplemente no queremos que nada cambie ni nos esforzamos porque ello pueda ocurrir.

 

Los mismos vistas de aduanas, los mismos europeos mafiosos que montaron el negocio de los contenedores, operan con la mayor tranquilidad e insolencia para demostrarle a este pueblo que de nada sirve la lucha contra la corrupción y la impunidad mientras el ciudadano no la haga suya y no se encabrone, perdón la expresión pero no se me viene otra que explique gráficamente lo que deberíamos estar sintiendo los ciudadanos al saber que pese a tanta alharaca, a tanta bulla, a tanta algarabía por las capturas de la Baldetti y de Pérez Molina, aquí nada cambió realmente.

 

Ni nada va a cambiar porque la horchata que corre por nuestras venas es demasiado espesa como para tener siquiera un arrebato, un aire con remolino, que mande al chorizo a tanto largo que ayer debe haber reído a carcajadas al ver que, a pesar de las evidencias, los negocios siguen viento en popa.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Paisaje después de la masacre

 

La masacre de 40 niñas en un refugio estatal nos retrata como sociedad: de ahí su impacto y su capacidad de alterar nuestra (difícil, compleja) cotidianeidad.

 

El 8 de marzo de 2017 aparenta la foto fija de nuestra historia: el hastiante uso de la fuerza estatal para enfrentar cualquier conflicto (continuo histórico: policías reprimen la protesta de las niñas); el desprecio por la vida y la sospecha de que todo es negocio y negocio ilícito (incluso el resguardo de la niñez: trata); la naturalización y aceptación de la violencia contra mujeres y niñas (denuncias de tortura, violencia física, psicológica y sexual); la continuación de la guerra y la contrainsurgencia por otros medios (infanticidio y femicidio); el uso de las crisis como mecanismo de estabilización (doctrina del shock); la existencia de una institucionalidad vaciada de su facultad de construir consensos (Estado capturado, más que fallido); los silencios y las mentiras como políticas del Estado (contradicciones, medias verdades que dejan entrever otras tragedias no develadas)…Misoginia, racismo, estigmatización de la pobreza…Por eso la matanza es otra estación en una larga travesía. El tiempo largo se concretó en 40 niñas quemadas e intoxicadas (antes torturadas y violadas), un hecho más en el escenario del crimen que se llama Guatemala.

 

Imagen desnuda, sin retórica. No nos define la democracia o el respeto colectivo, sino la violencia (extrema), la impunidad (extrema), la injusticia (extrema). La seguridad, la legalidad, la igualdad y la justicia funcionan solo para inversiones empresariales. Espejito, espejito, dime qué ves. Una democracia de fachada, un contrato social que excluye por lo menos al 90% de la población, querida Princesita.

 

Casi nada falta, incluso en términos de actores involucrados: cuerpos de seguridad, monitores armados hasta los dientes, algunos ex militares, los tratantes, el abogado que defiende al ex director de la Secretaría de Bienestar Social y ataca (atacó) a la jueza Yasmin Barrios, los políticos funcionales y operadores del estado de cosas, tan irrelevantes como muchas veces imprescindibles: me refiero por si no se habían dado cuenta a Jimmy Morales.

 

La avidez en limpiar las candelas, recuerdos y mensajes en memoria de las víctimas (16 de marzo, con motivo de una actividad evangélica) o de reducirlas a testimonio museográfico (pasen, pueden visitar esta instalación hasta las cinco de la tarde) es uno de los intentos de borrar, más que la responsabilidad individual o colectiva de las muertes, la evidencia de nuestro engaño colectivo: qué o en qué hemos convertido esta estructura falsamente articuladora que a algunos les gusta denominar Guatemala. Las candelas en las Plazas nos recuerdan el fraude de nuestra inventada convivencia, el colapso de la Guatemala construida por las elites y para las elites: esta república de caricatura (Paula del Cid).

 

¿A dónde hemos arribado después 20 años de vigencia de los Acuerdos de Paz, 31 años de retorno a la democracia, casi 200 de vida independiente, 524 desde que empezaron a llegar en oleadas y no pararon (los paradigmas de) la civilización, el progreso, el desarrollo, la prosperidad?. Después del 8M este fracaso tiene que ser visible para todos, invisible para nadie.

 

Es pero es más que el fracaso de un Estado y de una institucionalidad (de protección de menores) que no hacía nada o servía a otros intereses. Es pero es más que el colapso largamente anunciado del régimen constitucional del 85.

 

Es el fracaso de instituciones pero también de certezas sobre las que fundamentamos nuestra convivencia, pocas pero inmutables desde la conquista: la fetichización de la propiedad y la acumulación privada, el desarrollo entendido como dinero, la individualidad enfrentada a la colectividad, la guatemalidad asociada a la bandera y el poder de los hombres urbanos ricos blancos.

 

Los aportes del movimiento feminista guatemalteco para intentar entender los asesinatos, sirven, en mi caso particular, para comprender que nuestras ideas, costumbres, formas de actuar, leyes, símbolos, subjetividades son parte del Estado y del estado de cosas que desembocó en la matanza: el patriarcado mata, recuerda Ana Cofiño.

 

Construimos o permitimos edificar (o no somos lo suficientemente sabios, fuertes y unidos para impedir) un sistema cuyos pilares son la competencia feroz frente a la colaboración y la solidaridad. Ahí dentro era el infierno y el infierno lo estamos viviendo todas las noches al ser violadas, dijo una de las niñas la noche anterior a la matanza. El infierno, como el pavoroso remolino de polvo y escombros de las bananeras de Macondo (Gabriel García Márquez) volvió a soplar en el Hogar Seguro.

 

¿Cómo remontamos el horror, para no seguir normalizándolo e institucionalizándolo? El neoliberalismo (la fase actual del modelo civilizatorio y de desarrollo dominante) nos dice que es imposible cambiar este estado de cosas: los seres humanos somos naturalmente individualistas e insolidarios.

 

Por eso la matanza, el femicidio, la masacre (niñez arrasada, comunicado de Hijos) es reportada como tragedia: ese episodio en el que el protagonista (sí, él) se ve conducido, por una pasión o por la fatalidad, a un desenlace funesto. En términos sociológicos centroamericanos, es el pragmatismo resignado, que nos recomienda aceptar la realidad como dada y nos empuja a adaptarnos (Andrés Pérez Baltodano).

 

Esto dice el (único) manual neoliberal. Pero el día antes de la matanza, miles de campesinos y poblaciones indígenas se movilizaron por demandas colectivas. El mismo día de la masacre, se manifestaba el movimiento de mujeres y feminista, al tiempo que mujeres organizadas indígenas y campesinas establecieron un plantón de dos días frente al Congreso (poco informado pero igualmente digno). Antes (antipragmatismo resignado), miles de hechos de resistencia histórica: ¿miles o mejor innumerables?

 

Pensé en buscar bibliografía para rebatir la inevitabilidad del individualismo y por tanto la recurrencia de la violencia. El investigador Xavier Albó nos recuerda que Suma qamaña, en la cosmovisión aymara, significa buen convivir. En términos de organización y convivencia social implica construir un modelo donde yo solamente puedo estar bien si los demás que conviven conmigo están igualmente bien.

 

El buen convivir es el buen vivir de los pueblos indígenas de Guatemala o la vida digna que plantea el movimiento feminista y, sin teorizar, deseamos todas y todos: establecer relaciones armónicas, sociales y con la naturaleza, que nos permitan a todas las personas vivir dignamente (Concertación feminista por vidas dignas).

 

Pensé todo y esto y además analizar, rebatir, argumentar. Pero a veces basta con escuchar el silencio o una canción. El día 8 de marzo, feministas honduras compartieron con feministas guatemaltecas una canción antídoto frente a la tristeza que quiere imponer cercos al común de la alegría.

 

El 13 de marzo, músicos profesionales y aficionados, ocuparon el Parque Central de la Ciudad de Guatemala para acompañar con música el dolor, el luto y también la esperanza.

 

Desde el día de la matanza (femicidio, crimen de Estado), movilizaciones en Retalhuleu, Chiquimula, Cobán, Huehuetenango, Sayaxché, Ixcán, entre otros muchos lugares, llenan de luces las sombras, hasta el momento sin interrupción.

 

Las calles siguen repletas de voces y de silencios, de gritos y poesía, de tambores y violines, de movilizaciones y quietudes: espontáneas y organizadas, individuales y colectivas. Son voces múltiples, no siempre ni necesariamente unísonas, porque sabemos que hay muchos reclamos, muchas plazas, muchas horas, muchas consignas y momentos diferentes, para hacer escuchar nuestras demandas.

 

Quiero creer, estoy convencido, de que el neoliberalismo patriarcal y racista convierte lo extraordinario (la violencia, las matanzas, la desigualdad) en cotidiano. Nuestra tarea es hacer ordinario, normal, lo que hoy es esporádico y fugaz: la convivencia lúdica, las manifestaciones colectivas de respeto, la construcción de la justicia como ideal personal y colectivo. Un Estado diferente, formas de relacionarnos y convivir distintas, ideales y sentidos de vida transformados.

 

Algún día, saldremos todas a escuchar música en cualquier plaza de cada comunidad, sin dolor, sin rabia, sin asesinatos, solo por el placer de escuchar música y juntarnos. Algún día la alegría será más que una consigna y una trinchera (Mario Benedetti).

 

Lo necesitamos, nos lo debemos y se lo debemos a las asesinadas. No las conocí y soy consciente de su vida de abandonos y violencia. Pero solo puedo imaginarlas así: alborotadas, molestando, coquetas, impacientes, activas, coquetas, gritonas, risueñas, coquetas. #LasNiñasdeGuatemala, con toda la vida por delante. Cuarenta voces que ya no van a callar.